Así como usted le enseña a sus hijos a usar protector solar, el cinturón de seguridad, y llevar un casco cuando andan en bicicleta, enséñeles a usar protectores de oídos para limitar la exposición al ruido.

Consejos para ayudar a sus hijos a usar protectores de oídos

  • Ponga reglas claras sobre cuándo deben usar protectores de oídos. Dígales a sus hijos que usted confía que ellos usarán protectores de oídos en áreas ruidosas, incluso cuando usted no esté allí para supervisarles. Por ejemplo, ¿su hijo está en la banda de la escuela o va a montar en una motocicleta todoterreno? Es hora de que su hijo se ponga protectores de oídos.
  • Compre protectores de oídos para sus hijos. Hable con ellos para ver si prefieren usar tapones de oídos que se pueden ocultar debajo del pelo o de un sombrero, o si quieren hacer una “declaración de moda personal” con protectores de oídos más visibles. Hay muchos colores y estilos cómodos de protectores de oídos en las tiendas y de venta por Internet.
  • Elija protectores de oídos que se ajusten a las actividades diarias de sus hijos. Si sus hijos participan en una banda u orquesta, los tapones de oídos pueden ayudar a proteger su audición. Hay tapones de oídos especiales para los músicos (a menudo llamados tapones de oídos de alta fidelidad) que permiten a los niños escuchar los instrumentos con claridad, pero a un nivel más bajo. También puede encontrar protectores de oídos diseñados específicamente para la caza o el tiro deportivo.
  • Asegúrese de que los protectores de oídos estén al alcance de sus hijos. Mantenga los protectores de oídos en un lugar donde sus hijos los puedan obtener. Si los protectores de oídos están ocultos en un cajón y no se usan, no les harán ningún bien.

Cuándo usar los protectores de oídos

Los protectores de oídos limitan el nivel de sonido. No bloquean todo el ruido, simplemente hacen que el ruido sea menos fuerte. Utilice protectores de oídos cuando sus hijos o usted estén expuestos a ruidos demasiado fuertes o que duren demasiado tiempo. Cuanto más fuerte sea el sonido, más pronto se daña la audición.

Por ejemplo, sus hijos deben usar protectores de oídos cuando:

  • Van a eventos en estadios, gimnasios, parques de diversiones, teatros, auditorios y otras instalaciones de entretenimiento, donde hay mucho ruido.
  • Van a carreras de autos, eventos deportivos y conciertos de música de todo tipo, incluyendo sinfonías y conciertos de rock.
  • Montan en motos de nieve, vehículos todo terreno o tractores para la granja.
  • Participan en tiro deportivo o caza. El sonido de un disparo puede alcanzar el mismo nivel que el de un avión cuando despega. A este nivel de decibelios, el ruido puede dañar la audición de su hijo de inmediato y para siempre. Los protectores de oídos deben ser una parte estándar del equipo de seguridad para los deportes de tiro.

Tipos de protectores de oídos

La cantidad de protección que ofrece un protector de oídos se mide por su nivel de reducción de ruido (Noise Reduction Ratring – NRR). Cuanto mayor sea el NRR, más se limita el sonido. Muchas compañías ahora fabrican protectores de oídos en tamaños que se adaptan a los niños. Para encontrar una lista de empresas en Internet, busque "protectores de oídos para niños". También es posible que encuentre protectores de oídos en su supermercado, farmacia o ferretería local.

Tapones de oídos

Los tapones para los oídos son insertos de espuma blanda o de plástico duro que encajan directamente en el conducto auditivo. Pueden ser menos costosos que las orejeras, y vienen en opciones desechables y reutilizables. Los tapones de oídos también son fáciles de llevar en un bolso. Algunos incluso vienen con una correa de cuello para que su niño no pierda uno si se le sale del oído.

Tapones de espuma. Estos tapones de oídos se enrollan hasta formar un cilindro delgado que se coloca a medio camino en el conducto auditivo. Una vez en el oído, el tapón para los oídos se expande nuevamente hasta llenar el área del conducto.

Para lograr el ajuste apropiado:

  • Con sus dedos, enrolle el tapón en forma de cilindro delgado, como una “culebrita" pequeña. Puede usar una o ambas manos.
  • Jale la punta de la oreja hacia arriba y hacia atrás con la mano opuesta para enderezar el conducto auditivo. Con la otra mano, inserte el tapón de oídos enrollado.
  • Con un dedo, mantenga el tapón en el interior del conducto. Cuente en voz alta hasta 20 o 30 mientras espera que el tapón se expanda y llene el conducto auditivo. Su voz sonará amortiguada cuando el tapón esté sellado correctamente.
  • Después de haberse insertado los tapones, verifique que estén colocados correctamente. La mayor parte de los tapones debe estar dentro del conducto auditivo. Intente cubrirse los oídos colocando las manos firmemente sobre las orejas. Si los sonidos se oyen mucho más amortiguados cuando tiene tapados los oídos con las manos, es posible que el tapón de oídos no esté sellando correctamente. Sáquese los tapones e inténtelo otra vez.

Un par de tapones de espuma color azul para los oídos. 

Tapones de oídos premoldeados. Estos tapones de oídos están hechos de plástico, goma o silicona y tienen la forma de un cono de helado. Se venden en diferentes tamaños. Es probable que su hijo necesite un tamaño pequeño.

Imagen de tapones de oídos premoldeados color amarillo.

Orejeras

Las orejeras a menudo se parecen a los auriculares inalámbricos. La parte que coloca sobre el oído podría estar rellena de un líquido, espuma o ambos para asegurar que se ajusten fácilmente y hagan presión alrededor del oído. Las orejeras con frecuencia cuestan más que los tapones de oídos, pero para los niños pequeños son más fáciles de ponerse correctamente que los tapones de oídos. Además, usted no tendrá que preocuparse de que las orejeras se salgan del conducto auditivo. Aun cuando usted compre orejeras para su hijo, es posible que también quiera tener algunos tapones de oídos a la mano.

Para lograr el ajuste apropiado:

  • Asegúrese de que las orejeras no estén demasiado flojas para la cabeza de su hijo.
  • Si su hijo usa gafas, asegúrese de que las orejeras se sellen correctamente sobre ellas y no se sientan incómodas.

Orejeras color amarillo y negro que se usan para proteger la audición.

Si no tiene protectores de oídos

Cuando los protectores de oídos no son una opción, cúbrase los oídos con las manos. Otras maneras de proteger su audición son bajar el volumen o alejarse del ruido.

Al enseñarle a sus hijos sobre los protectores de oídos y por qué y cuándo son necesarios, puede educarlos para que tomen decisiones inteligentes que pueden proteger su audición ahora y en el futuro.

Última actualización:

20 de noviembre de 2017