Algunas personas quizás piensen que la granja es un lugar tranquilo, pero si vive o trabaja en una, sabe que no siempre es así. Las cosechadoras, los tractores e incluso los animales de la granja pueden crear un ambiente ruidoso que pone en riesgo su audición. Los siguientes consejos y video en inglés pueden ayudar a los padres a enseñarle a los niños que viven o trabajan en una granja cómo prevenir la pérdida de la audición por el exceso de ruido.

Esté atento a los sonidos en la granja que podrían causar daño.

  • Un tractor con cabina cerrada puede exponer al conductor a niveles promedio de ruido de alrededor de 85 decibeles. La exposición prolongada a cualquier ruido de 85 decibeles o más puede causar pérdida de audición gradual y permanente.
  • Un tractor sin cabina, un taller de carpintería o los gruñidos de cerdos pueden alcanzar 100 decibeles o más, que es casi el mismo nivel de ruido que genera una motonieve. Se recomienda no exponerse por más de 15 minutos a niveles de ruido de 100 decibeles o más sin protectores de oídos.
  • Las secadoras de granos y las motosierras pueden alcanzar 110 decibeles o más, es decir, un nivel de ruido casi igual al de un concierto de música rock. La exposición regular por más de 1 minuto a 110 decibeles o más sin ninguna protección es un riesgo para la pérdida de audición permanente.

Tome medidas para disminuir el ruido de la maquinaria.

  • Reemplace las piezas desgastadas de la maquinaria para que funcione de manera adecuada. Asegúrese de que los motores estén bien lubricados y se les haya dado mantenimiento para disminuir el ruido ocasionado por fricción o vibraciones.
  • Tenga barreras entre el ruido y usted, como una cabina que ha sido acústicamente diseñada para proteger al motorista en equipos que se desplazan. Use los amortiguadores de sonido, cubiertas u otras barreras para aislar el ruido del motor en los equipos estacionarios.
  • Instale silenciadores o mofles (“mufflers”) en los motores para disminuir el ruido.

Proteja a su familia del ruido excesivo de la granja.

  • Manténgase en alerta sobre los niveles de ruido que ponen en riesgo a la audición. Si está utilizando algún equipo agrícola y necesita gritar para que lo puedan escuchar, entonces es muy probable que deba usar protectores de oídos. Cualquier ruido que le produzca cansancio o fatiga a usted o a su hijo o que le deje con un zumbido o silbido en los oídos, es demasiado fuerte para estar expuesto a él sin protectores de oídos, sin importar el tiempo que dure el ruido. 
  • Obtenga protectores de oídos que le queden cómodos y acostúmbrese a ellos. Los protectores de oídos reducen los niveles de sonido que pueden hacer daño. Si bien pueden dificultar tener una conversación en algunos casos, usted podrá escuchar las alarmas o sonidos de alerta, que son muy importantes para su seguridad. Pruébese las orejeras antes de comprarlas para asegurarse de que le queden bien y que sean cómodas. Use tapones de oídos u orejeras en la casa para acostumbrarse al sonido de las cosas cuando los tiene puestos.
  • Identifique las situaciones en las que su familia deba tener seguridad auditiva. Recuérdele a su niño que debe hacer sus tareas u otras actividades lejos de equipos ruidosos y que debe usar protectores de oídos cuando la tarea que debe hacer incluya el uso de estos equipos.
  • Ponga letreros o avisos de advertencia en áreas que podrían ser ruidosas. Use avisos para identificar las áreas de trabajo o el equipo para el que hay que usar protectores de oídos.
  • Tenga a la mano los protectores de oídos en áreas que podrían ser ruidosas. Pida a sus familiares que los usen siempre que estén en dichas zonas. El equipo puede comenzar a operar sin aviso o de repente emitir un fuerte ruido. Los ruidos muy fuertes, aunque sean de corta duración, pueden causar daño inmediato y permanente a la audición.

La salud auditiva es parte importante de la seguridad en la granja.

El Centro Nacional Infantil para la Salud y la Seguridad Rural y Agrícola (National Children’s Center for Rural and Agricultural Health and Safety) creó la guía norteamericana para las tareas agrícolas realizadas por los niños (North American Guidelines for Children’s Agricultural Tasks) para ayudar a los padres a determinar las tareas agrícolas que son seguras para los niños entre 7 y 16 años de edad. El Centro recomienda el uso de protectores de oídos para ciertas tareas que ponen en riesgo la audición. Infórmese sobre las tareas para las cuales se recomienda protección de oídos

Al seguir algunas precauciones básicas de seguridad y ser un ejemplo positivo para sus hijos, podrá enseñarles cómo tener una audición saludable para el resto de la vida. Al mismo tiempo, protegerá su propia audición. 

Los valores de decibeles para los ruidos de la granja se obtuvieron de la página web del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos (National Institute for Occupational Safety and Health, NIOSH), de la Base de Datos Nacional sobre la Seguridad Agrícola (National Agricultural Safety Database) y de diferentes publicaciones estatales de los Servicios de Extensión Cooperativa (Cooperative Extension Services). Tenga en cuenta que los valores de decibeles varían bastante dependiendo de muchos factores de la maquinaria, incluyendo el año de manufactura, la marca y el modelo; la operación para la que se utiliza; y el mantenimiento que recibe. Además, una persona que está a unos cuantos centímetros de la fuente del ruido está expuesto a niveles de decibeles mucho mayores que alguien que está a 30 metros de distancia.

Última actualización:

27 de noviembre de 2017