Una mujer y una niña mirando la pantalla de una computadora portátil.

Los preadolescentes están en una etapa importante de sus vidas. Están comenzando a tomar algunas de sus propias decisiones. Al mismo tiempo, siguen escuchando a sus padres y maestros. Por esto, es un buen momento para enseñarles que la exposición a ruidos fuertes puede dañarles la audición y que la pérdida de audición inducida por el ruido:

  • puede aumentar con la edad
  • es permanente
  • se puede prevenir

La capacidad de escuchar bien ayuda a los niños a ser exitosos en la escuela, en los deportes y en sus relaciones personales. Sin embargo, muchas de las fuentes diarias de ruido podrían dañarles la audición. Los lugares ruidosos que pueden poner a sus niños (y a usted) en riesgo incluyen:

  • las cafeterías escolares y los patios de comida
  • los ensayos de bandas u orquestas
  • los conciertos (de toda clase de música)
  • los eventos deportivos
  • las herramientas de carpintería y de jardinería
  • los aparatos de audio portátiles (teléfonos inteligentes, tabletas, computadoras, etc.).

La pérdida de audición puede aumentar con la edad.

La pérdida de audición inducida por el ruido ocurre cuando células ciliadas sensoriales del oído interno se dañan por ruidos demasiado fuertes o que duran demasiado tiempo. Los efectos que tiene el ruido sobre la audición se van acumulando durante toda la vida. Si los niños están cerca de sonidos fuertes de manera regular, el riesgo de una pérdida de audición aumenta con la edad.

La pérdida de audición puede durar para siempre.

La pérdida de audición inducida por el ruido es permanente. Muchas personas no saben que los ruidos fuertes pueden causar daños que pueden afectar su capacidad para oír ahora y más adelante en su vida.

Incluso cuando los jóvenes comprendan los riesgos de este tipo de pérdida de audición, quizás no siempre recuerden que deben tener cuidado. Comparta el mensaje de que proteger la audición puede ser tan simple como bajar el volumen de los aparatos de música, alejarse de la fuente del ruido y usar tapones de oídos u orejeras en lugares ruidosos.

La pérdida de audición se puede prevenir.

Tome en cuenta que la pérdida de audición inducida por el ruido es prevenible. Para proteger la audición de sus hijos, enséñeles a:

  • Bajar el volumen.
  • Alejarse del ruido.
  • Usar protectores de oídos, ya sean tapones u orejeras.

Niños protegiendo su audición al bajar el volumen, alejarse del ruido y usar protectores de oído.

Los niños están escuchando y observando.

Las investigaciones muestran que los niños toman mejores decisiones de salud cuando sus padres y otros adultos hablan regularmente con ellos sobre estos temas. Hable con los niños sobre las causas de la pérdida de audición inducida por el ruido y cómo prevenirla, para que los niños aprendan desde temprano hábitos para tener una audición saludable.

Los niños también aprenden a través de la observación y la imitación. Deles un buen ejemplo teniendo usted también hábitos para una audición saludable y sus hijos probablemente harán lo mismo.

Última actualización:

31 de octubre de 2018