La extensión del daño en la audición relacionada con el ruido depende de tres factores: el nivel de decibelios, la distancia y el tiempo. Aprenda cómo los ruidos fuertes pueden poner en riesgo la audición de los niños con el paso del tiempo.

El grado de daño a la audición causado por el ruido depende de:

  1. Nivel de decibelios: Qué tan fuerte es el sonido.
  2. Distancia: Qué tan cerca está usted del lugar del sonido.
  3. Tiempo: Cuánto tiempo está expuesto al sonido.

Factores que afectan la pérdida de audición

Un diagrama de Venn con tres círculos superpuestos: un círculo rosa que representa el nivel de sonido, un círculo verde que representa el tiempo y un círculo azul que representa la distancia. La pérdida de audición está en el centro del diagrama.

Niveles de decibelios ​

Cuanto más alto sea el sonido, mayor será el daño que puede causar a la audición, y este daño ocurrirá más rápido. El sonido se mide en unidades llamadas decibelios (dB), al igual que la altura se mide en pies o pulgadas (o en metro y centímetros). Ya que las personas no pueden escuchar todas las frecuencias o tonos de sonido, se pueden usar los decibelios ponderados A (dBA) para describir el sonido en función de lo que los oídos humanos realmente pueden escuchar. Aprenda más sobre decibelios.

Por lo general, los sonidos de 70 dBA o menos se consideran seguros. Es más probable que cualquier sonido igual o superior a los 85 dBA dañe la audición con el tiempo. 

Los investigadores han encontrado que las personas que están expuestas durante largos periodos de tiempo a niveles de ruido de 85 dBA o más tienen mayor riesgo de tener alguna pérdida de audición. Es por eso que algunos obreros deben usar protectores de oídos, como tapones de oídos u orejeras, mientras están en el trabajo.

Muchos de los aparatos que hoy usan los niños tienen niveles de sonido mucho más altos que 85 dBA. Por ejemplo, escuchar música a través de auriculares al volumen máximo tiene alrededor de 94-110 dBA. Como referencia, ¡eso es 100 veces más intenso que 85 dBA!

Los fabricantes no están obligados a limitar el sonido máximo de los aparatos de música. Afortunadamente, muchos aparatos tienen controles para limitar el volumen, lo que permite ajustar el volumen máximo a un nivel seguro.

Distancia

El volumen aumenta a medida que usted se acerque al lugar de origen del sonido y el volumen disminuye a medida que se aleja. Si usted está lejos del sonido, el riesgo de lesionarse el oído es mucho menor. En los conciertos, por ejemplo, si se sienta lejos de los altoparlantes o bocinas, reducirá su riesgo.

Tiempo

El impacto del ruido se acumula durante toda la vida. Si está expuesto a sonidos fuertes de manera regular, el riesgo de tener daños permanentes aumenta con el tiempo. Incluso estar expuesto a un ruido fuerte de larga duración una sola vez puede causar daño. Por lo general, los sonidos de 70 dBA o menos se consideran seguros. Es más probable que los ruidos dañen la audición si son de:

  •  85 dBA y duran unas horas.
  • 100 dBA y duran al menos 14 minutos.
  • 110 dBA y duran al menos 2 minutos.

Consejos para una audición saludable

  • Baje el volumen. Algunos aparatos de música tienen una opción para que se pueda limitar el volumen.
  • Aléjese del sonido. No se ponga justo delante de un altavoz en un concierto.
  • Use protectores de oídos, ya sean tapones u orejeras. Si se da cuenta que no tiene protectores de oídos, cúbrase los oídos con las manos.

Última actualización:

2 de julio de 2019